gorgagonews

Posts Tagged ‘ESPOLEAMIENTO IMPÍO DE DISPOSITIVOS’

Una sucinta descripción de la música de Macromassa.

In Uncategorized on 05/12/2010 at 13:14

(de nuestra corresponsal)

Unidad móvil del Gorgago News destacada en Alfa Cinco, franja gélida del Mediterráneo en este período, 3333 de hielo de 200010.

Queridos lectores, esta corresponsal no da crédito a sus ojos: han desaparecido las chancletas de las calles y los bañistas de las playas. Nadie nos había avisado de que en Alfa Cinco, a veces, hace un frío de narices. A pesar de ello, el equipo del Gorgago News sobrevive enfundado en sorprendentes conjuntos equipados con capucha y prosigue su incansable labor de seguimiento de Macromassa (aunque ellos, quizá a causa del frío, tampoco están muy visibles).

Lo que sí sabemos con certeza es que la presentación del disco tendrá lugar el 23 de diciembre en un lugar muy alfacincano, pues se llama Alfa. De lo que allí sucederá informaremos en breve y después de que suceda, también.

Ahora, esta corresponsal quisiera mostrar aquí el exquisito trabajo de síntesis que la Unidad Sergio Caolín II ha realizado a partir de las definiciones de la música macromássica que una servidora ha ido vertiendo en estas páginas a lo largo de estos meses. Es para mi un honor que el servicio de comunicación alfacincano del Submundo haya utilizado este material para la difusión del concierto de Macromassa del pasado 27 de noviembre y en un obligado gesto de retroalimentación absurda, lo transcribo a continuación:

“Música geométrica de clara inspiración submundial, llena de estampidas y goteos aceitosos, compuesta por Crek y Nubla en el Centro Neurocrático del Submundo y aliñada con titánicas letras que hablan de cosas. Cabalgadas de clarinetes electrocutados sobre secuencias motorizadas de audiogenerador Duy. Una gozada de folklore submundial amenizado. Un campo de Fluctuación Microtónica de intensidad B capaz de Todo. Este grupo que comienza se destaca como una firme promesa. Desarrollan sus composiciones con energía, entusiasmo, decisión, fuerza moral y posicionamiento, para provocar en el público placer, sociabilidad, una empatía inusitada y ganas de ir luego a alguna parte. Consiguen extraer de sus respectivos instrumentos varios tipos de residuos minerales que no dejan indiferente al contador Geiger que uno lleva siempre consigo. Advierten de los títulos de los temas y se niegan a hacer un bis aduciendo que el concierto completo ha sido el bis del concierto anterior, aunque introducen variaciones cada vez, más allá de disparar pequeñas unidades de compuesto extrapasmódico entre los asistentes mendiante un dispersor L. Esa es la base de la contracción estropelástica sonora inducida, que produce la interpretación integral íntegra integrada de su nuevo disco Armas Mosca. Crek y Nubla espolearán sin piedad dispositivos de viento y cableado en directo con el único recurso de la simultaneidad. Así mismo repetirán el espoleamiento impío de sus dispositivos sin mayor concesión que la espacio-temporal rara segunda. Macromassa, con su directo puro y chirriante, no es más que un dúo estropelástico de música no displicente y electro-lanzada que tocarán temas de su nuevo disco e incluso ciertos tirabuzones sónicos totalmente inesperados y verdes, ya que es un grupo turboalimentado neurocicatrizador. Descargan artefactos sónicos con la desfachatez habitual del que maneja el rollo industrial como si fuera mantequilla. Interpelan a sus turbo-lanzillas y retuercen de forma inhumana frecuencias reales, lo cual consigue sorprender al público. Crek usa la voz al mismo tiempo que las manos y Nubla hace algo parecido pero tendente al soplido. El resultado es esplendescente y soberbiamente antipelma, de manera que durante unos cuarenta minutos todo parece ser real sin tener que parecer verídico y además, funciona muy bien como antídoto contra el mal de Todo. La verdad es que Macromassa hacen música justamente adecuada y lateral y todo lo demás parece fruto de las circunstancias. Macromassa de nuevo en un lugar, como siempre, muy cerca de tus partes líquidas, con resultados espectaculares debido al sometimiento atmosférico basado en lanzo-frecuencias. El público, dispuesto a sostenerse en pie a pesar de las turbo-ráfagas, aprecia y aplaude la descarga. Saludan a los asistentes al terminar el concierto, una poderosa audiencia que abarrota las salas con sus cuerpos y sus ectoplasmas. Crek y Nubla lanzan turbo-rayos enérgico-cordiales que rebotan por las paredes y son cazados al vuelo por los asistentes. Algunos no dudan en masticarlos allí mismo y otros se los meten en el bolsillo para llevarlos a casa. Además de los turbo-rayos, Crek y Nubla ofrecen frecuencias de corte extremista y relinchador, que barren la sala a un metro de altura. También llevan preparados algunos grito-aullidos y grito-rugidos, que sirven a los asistentes de manera proporcionalmente dispersa. Asisten seres humanos y no humanos, procedentes de diversos rincones, más o menos alejados del lugar del concierto, algunos de lugares realmente alejados e, incluso, de otros submundos. Del Submundo Pérez se suelen desplazar el propio Pérez, la Unidad Sergio Caolín II, Vector Mácrico Anual Reportando y Marisa Terreno, la telefonista del Submundo, que no quiere perderse ningún evento. Se espera que este fenómeno asistencial se repita esta vez. Crek y Nubla trabajan en lo que, sin parecerse por completo a un torniquete civil, no deja de ser muy similar a Macromassa.”

Y eso es todo, amigos. Nos vemos en el Alfa de Alfa Cinco, el 23 de diciembre, un día antes de algo que celebran aquí.

Marta Tornillo, corresponsal del Gorgago News en Villa Grilla Los Lagos, enviada especial a Alfa Cinco, usando calcetines gruesos.

Anuncios